Menu

Nosotros

FAQ
Historia Tajín

Historia

Esta historia empieza en una cocina mexicana, ahí donde los olores invitan a probar mientras las abuelas sacan sus mejores recetas entre el fogón de la estufa y las ollas de barro.

Horacio, el fundador de Tajín, era apenas un niño cuando Mamá Necha, su abuela, le preparaba una salsa con siete diferentes chiles, algo tan sabroso que cada vez que la hacía se juntaban todos en la familia a la voz de “¡Mamá Necha hizo su salsa!”.

A Horacio le encantaba aquel sabor y recuerda que uno de sus más grandes gustos de niño era ponerle esa salsa a sus elotes recién cocidos. Un día, mientras veía como escurría la salsa en su elote, pensó que sería genial si pudiera encontrar la forma de que todo el mundo pudiera probar esa salsa. Así fue como se las ingenió para deshidratar el limón y los chiles sin que perdieran su sabor. Había nacido, sin saberlo, lo que sería una de las salsas favoritas de los mexicanos.

Fue en un viaje por el estado de Veracruz cuando Horacio visitó la zona arqueológica de Tajín. Quedó tan impresionado de aquellos edificios antiguos y emblemáticos de la cultura mexicana y al descubrir que el significado de la palabra “AJÍ” es chile en Náhuatl, fue así que quedo convencido que su salsa se llamaría “Tajín”. Era 1985.

En 1993 Tajín entró al mercado de Estados Unidos y a la fecha se ha expandido por el mundo. Es reconocida como pionera de la salsa en polvo, pero no sólo por eso, ni por su gran y único sabor o su indiscutible calidad, también por ser un promotor de la familia y las tradiciones de México, valores que han sido aplaudidos por el mundo entero.

Lo que empezó en una cocina tomo forma en la imaginación de un empresario visionario y creativo, pero también capaz de hacer realidad sus sueños, un invento que para delicia del mundo existe, reúne a las familias y mejora el sabor de todo lo que toca: Tajín.

Promoción
Promoción